ENCONTRARSE CON JESÚS ES ENCONTRAR DONDE ÉL VIVE INTERIORMENTE

Hermanos oyentes de Radio Tepeyac: en el programa que titulamos Vida Interior, la propuesta del tema de hoy y que acabamos de escuchar; si al anunciarlo realmente: lo apreciamos o lo percibimos en nuestra persona; quiere decir que ciertamente todos nos hallamos en la dimensión de lo que da razón a nuestro programa.

Porque encontrarse con Jesús es muy diferente a simplemente saber quién es, o a conocer algo de su historia, de su caminar o de la religión que a él se refiere.

El encuentro con Jesús: ha sido y  es una realidad determinante en nuestro caminar por la vida, porque nada de lo que nos ocupa o sucede en nuestro itinerario: es ajeno a la persona y a la vida de Jesús en el interior de cada uno de nosotros.

Pongamos algunos ejemplos para que nos sirvan de referencia y para ubicarnos con acierto en el tema que nos ocupa: ¿cuál es mi apreciación o reacción cuando aparece una enfermedad o un  contratiempo inesperado en mí mismo o en alguien de mi hogar?; y ¿cuál es mi reacción ante el éxito en los estudios de nuestro hijo, o en la buena noticia del aumento de sueldo en mi trabajo?

Si en el primer caso, en el que lo que nos lastima es  el dolor: si nuestra reacción es la de confiar y no dudar de que Jesús nos acompaña en este trance, y precisamente: desde nuestra debilidad; acudimos confiadamente a Jesús: quiere decir que andamos por buen camino.

Y en el segundo caso: cuando nos alcanza una buena noticia: si nuestra reacción es la acción de dar gracias al Señor y lo celebramos desde el corazón; también quiere decir que andamos por buen camino.

Después de esta descripción o aplicación del enunciado del tema: podemos apreciar y reafirmar la dimensión humana y trascendente de lo que significa una aplicación a la dimensión que da nombre a nuestro programa en radio Tepeyac: La Vida Interior.

No existe ser humano que no disponga de una dimensión de interioridad, como la del ámbito de los sentimientos; de lo no se adquiere con el estudio o con el trabajo; pero también es cierto que este mundo de la prisa, mundo del consumo,  el mundo que da más importancia al tener que al ser: es un mundo que esclaviza porque el horizonte del tener conduce a una finalización que deja un vacío en el corazón.

Hermanos: nosotros con Ustedes queremos apostar por lo que sugiere el título de la emisión de hoy: Encontrarse con Jesús es encontrarse donde Él vive interiormente:

Congratulémonos por esta opción del Señor Jesús que ha decidido vivir en el ser cada persona. Que cada uno de nosotros: quien les habla y quienes escuchan; ahora mismo apreciemos la decisión del Señor para el encuentro definitivo con cada quien, con todos nosotros.

Gracias Señor: por decidir que tu habitación sea: el interior de cada uno de nosotros.

Que no te defraude la indiferencia o nuestra pasividad.

Si confías en cada uno de nosotros, ayúdanos a confiar en ti.