diócesis de san cristóbal de las casas

Hermanos : ¿verdad que el enunciado del tema de hoy: nos suena o nos parece extraño o un tanto impropio desde la dimensión de este programa que desea atender y cultivar la Vida Interior?

Seguir a Jesús deseamos que sea la motivación esencial de nuestra vida, Él es nuestro referente permanente; pero también hemos de reconocer que el erotismo y la sexualidad son dos dimensiones que acompañan y caracterizan nuestro caminar en esta vida. Todos nosotros somos personas: unos varones y otras damas; y a todos  nos acompaña la Vida interior.

Aunque la Vida interior sea universal, y que todas las personas podemos y debemos  contar con ella: la apreciación, la sensibilidad, las vibraciones de esta vida interior no son idénticas en cada persona y por lo mismo en la vida del varón o de la mujer.

La palabra o expresión fundamental del tema de hoy es: Vivir el seguimiento de Jesús; que Jesús sea y es nuestro referente esencial y permanente; un referente que no es un simple pensamiento, un recuerdo o una consideración; sino que es el aprecio y la implicación del Señor Jesús en la vida de  cada uno de nosotros.

Y aunque Jesús es único y es el mismo para todos: la percepción y la vivencia de su implicación en nuestro pensar, en nuestro decidir y nuestro hacer: no es idéntico o el mismo en cada persona y menos a cada varón y en cada mujer.

Hermanos: dejémonos modelar unas y otros desde nuestra condición humana, desde nuestra experiencia personal: la propia de quien es un varón y la propia de quien es una mujer.

Qué grande que todos quepamos en el corazón de Dios, cada uno desde nuestra propia historia personal: hombre o mujer porque cada uno de nosotros somos únicos y todos somos  familia de Dios. En la Vida de Dios ninguno de nosotros puede quedar excluido del Amor. Gracias Padre Dios. 

VIVIR EL SEGUIMIENTO DE JESÚS INTEGRANDO LA SEXUALIDAD Y EL EROTISMO  EN EL AMOR